lunes, 12 de septiembre de 2011

Día del Maestro: los liberales reivindicamos la educación privada

La celebración del Día del Maestro es una excelente oportunidad para retomar el siempre vigente debate educación estatal-educación privada. Los liberales, naturalmente, somos decididos partidarios de la educación privada. En un sistema genuinamente liberal, el ideal sería que la educación estatal no exista en absoluto aunque en la práctica seguramente habría una participación mínima y marginal del estado en el sistema educativo. Igualmente, queda claro que, desde un punto de vista genuinamente liberal, la tendencia ideal sería hacia la eliminación absoluta de la participación del estado como prestador de servicios educativos. Resulta oportuno, por lo tanto, que reafirmemos los fundamentos, los motivos y los beneficios de la posición liberal respecto de la educación.

Los argumentos liberales en favor de la educación privada son de un doble orden: 1) en términos económicos, implican que la educación sea solventada por quienes se benefician de ella y no por terceros; 2) en el campo programático, el liberalismo reivindica que los contenidos sean determinados por quienes participan del sistema (alumnos y docentes) y no por los funcionarios estatales. Analicemos sintéticamente ambos enfoques.

En cuanto a la cuestión económica, resulta claro que los beneficiarios de los servicios educativos son los propios alumnos. Tanto a nivel primario, secundario, universitario como de posgrado, cuando el estado financia cualquier tipo de servicio de enseñanza le está cobrando impuestos a quienes no utilizan los servicios educativos para que se beneficien quienes sí reciben esa enseñanza. Eso es inconveniente en términos económicos (porque implica una mala utilización de los recursos, ya que afecta fuertemente la tasa de capitalización y, por ende, el crecimiento de la economía) y cuestionable en el plano moral porque no es legítimo despojar a los genuinos dueños de los recursos para financiar un servicio que beneficia a terceros.

En el aspecto referido a los contenidos, para los liberales no es aceptable que sea el estado quien determine qué es lo que corresponde que se enseñe y qué no. Quienes deben determinar qué se enseñará serán, igualmente, los alumnos y los docentes, a través del libre juego del mercado. Para los socialistas, esto es escandaloso pero ¿no es más lógico que sean los padres y no el estado quienes determinen qué estudien sus hijos y que sean los propios jóvenes los que elijan los contenidos de la carrera universitaria que deseen estudiar? Así, a través de las preferencias que libremente las personas vayan expresando, los prestadores del servicio de educación irán adaptando su oferta a la demanda de los consumidores del sistema y entonces la gente estudiará lo que desea aprender y no lo que los burócratas del gobierno le impongan.

El problema, por cierto, es bastante más complejo que cuanto lo estamos exponiendo en este espacio. No faltará quien reivindique el fuerte contenido estatista de la acción de Sarmiento y frente a eso hay que decir que se trataba de una época diferente y que el problema es que Sarmiento no tuvo continuadores que supieran evolucionar en la dirección correcta.

Otra objeción típica tiene que ver con que hay gente que no cuenta con recursos para afrontar el costo de su educación y, por lo tanto, si no pudiera concurrir a las escuelas financiadas por el estado con los impuestos de terceros, no tendría acceso a la educación. Pero este tipo de argumentos carecería de entidad en el marco de un ordenamiento económico donde la gente tendría muchísimos más ingresos, derivados de una tasa de capitalización e inversión muchísimo más elevada como consecuencia del mucho menor volumen de intromisión del estado en la economía. Es decir, el estado primero despoja a la gente de su dinero y luego le financia la educación que el propio estado elige y a un costo que supera largamente el que la misma gente debería pagar si pudiera administrar sus recursos por sí mismos.

En estas celebraciones del Día del Maestro, nunca está de más reafirmar los fundamentos de las posiciones liberales en relación al controvertido tema de la educación...

12 comentarios:

  1. Los neo liberales, naturalmente, somos decididos partidarios de la educación privada. Los verdaderos Liberales solo cuestionarian que los planes de estudio sean dseñados por la autoridad estatal.
    Ves cual es la diferencia entre los NEO y los liberales?

    ResponderEliminar
  2. Estaría bueno que hagan un posteo sobre la diferencia que Uds. consideran que hay entre los liberales y los neoliberales. Porque veo que hay confusión y desacuerdo entre ambos puntos de vista.

    Por otro lado; Ale; decime un país en el que la educación esté completamente en manos privadas.

    Gracias, abrazo.
    R.P.

    ResponderEliminar
  3. Si la educación fuese privada la gente recibiría diferente calidad de la misma. Los de bajos ingresos solamente podrían costear una educación de bajo nivel mientras los de altos ingresos recibirían la mejor educación. Esto llevaría a mayor diferencias por no tener una igualdad de oportunidades. El Estado debe jugar un rol activo para que todos tengamos la misma posibilidad de educarnos.

    Desde ya que se debería modificar el sistema argentino que en la practica no funciona. Pero no hay que tenerle miedo a un rol estatal activo para cubrir los baches que deja el sistema privado ya que no todas las áreas dan ganancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Mas bajo nivel de educación que la escuela pública actual? Con sueldo inicial de un maestros de escuela por debajo del salario mínimo (1.600) cuando el salarío mínimo es de 2300 NO LO CREO!!!

      Eliminar
    2. Concuerdo.
      Yo tengo rasgos liberales en mi ideología. He escuchado mucho a la fabulosa Ayn Rand.
      Ella propone que el Estado debe garantizar solamente La Paz interna(policías), la seguridad frente a ataques externos (fuerzas armadas) y la justicia. Yo le agregaría SALUD, EDUCACIÓN Y TRANSPORTE. Es algo muy simple..la educación en este artículo no se pudo justificar nada, no tiene fundamentos en lo que se expresa. El transporte xq? X ej el tren con las privatizaciones se cerraron muchas ramas a lo largo del país xq? Xq da perdida para las empresas privadas en ciertos lugares, pero el estado lo debe garantizar x más perdida q de.

      Eliminar
  4. Por último, no creo que los alumnos, profesores y autoridades de la Universidad de Palermo tengan un pensamiento como el tuyo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, no sé si Alejandro intervendrá, pero a mí me gustaría responder a los tres comentaristas anteriores:

    En primer lugar, la distinción que hacés no me parece correcta. Muchos liberales se reconocerán defensores de la educación pública, o de cierto rol del Estado en la Educación, mientras que otros dirán que eso es contrario a los principios de la sociedad libre. Si bien existe una postura más coherente con las premisas liberales que otra, aquí no radica ninguna diferencia entre "neoliberales" y "verdaderos" liberales. De hecho, si hubiera que elegir, los "verdaderos" liberales, serían los que más favorecen la no intromisión estatal en la educación.

    Sobre la pregunta de "post..." mi opinión es que tal diferencia no existe. Los principios básicos del liberalismo son siempre los mismos. El liberalismo es una filosofía. Creo que "neoliberalismo" fue un término utilizado por los adversarios de esta filosofía para tratar de contrarrestar la buena recepción que -por parte del público- tenía la palabra liberalismo, derivada naturalmente de "libertad", y muy pocos se reconocen abiertamente contrarios a la libertad.

    Por último: es cierto que habría distintas calidades. Pero si entendemos el proceso de mercado veremos que en cierto plazo, la competencia (el incentivo de cada emprendedor para ganar más y más clientes) generará una carrera que, colateralmente, terminará mejorando tanto los precios como la calidad educativa.

    Además de esto, hay que agregar otro argumento. En una sociedad libre, es difícil saber qué forma tendría la educación. Entonces podríamos decir que muchos chicos podrían optar por no ir a la escuela como la conocemos, sino aprender en algún otro lado (su casa, algún instituto diferente a una escuela como la conocemos, algún centro de artes, algún centro técnico especializado...).

    En fin, la diversidad también será mucho mayor por lo que podemos decir que su alcance también lo será, contrariamente a lo que se imagina.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. No se si será muy liberal pero creo en la existencia de la educación estatal y privadas, funcionando juntas. La gente sin recursos debe contar con una educación garantizada

    ResponderEliminar
  7. "en el campo programático, el liberalismo reivindica que los contenidos sean determinados por quienes participan del sistema (alumnos y docentes)"Te imaginas a chicos de 6 años discutuiendo con su maestro que educacion quieren recibir??.Creo que los institutos educativos proponen programas de educacion y son los padres quienes deciden si aceptan o no,esa educacion para sus hijos,pero no creo que tengan derechos a imponer modificaciones, la educacion es otro producto del mercado,no creo que vos vallas a ,por ej,Renault ,y le digas que el desarrollos de sus autos deban consultarlo con los potenciales clientes,aceptas lo que fabrican o no.
    " en términos económicos, implican que la educación sea solventada por quienes se benefician de ella y no por terceros",y me parece perfecto si pueden soventarla,ahora,tu respuesta a quienes no tienen capacidad economica para pagar ,deja mucho que desear,es sabido que el liberalismo no propone la eliminacion del estado ,sino su minima ingerencia,por lo tanto no nesesariamente el estado tenga que impartir educacion,lo que si puede es implementar sistemas de becas para los de menores recursos y que sus padres con esos recursos decidan donde educar a sus hijos.
    Cuando decis"Otra objeción típica tiene que ver con que hay gente que no cuenta con recursos para afrontar el costo de su educación y, por lo tanto, si no pudiera concurrir a las escuelas financiadas por el estado con los impuestos de terceros, no tendría acceso a la educación. Pero este tipo de argumentos carecería de entidad en el marco de un ordenamiento económico donde la gente tendría muchísimos más ingresos, derivados de una tasa de capitalización e inversión muchísimo más elevada como consecuencia del mucho menor volumen de intromisión del estado en la economía.Puede ser,pero hay soluciones que tienen que ser aca y ahora,para llegar hasta lo que propones,quedarian muchas generaciones de analfabetos en el camino .Como bien decis el problema es mucho mas complejo , como para resolverlo en un solo cometario

    ResponderEliminar
  8. El tema de la educación es bien amplio.
    Creo que hay tener en cuenta la relación entre enseñar y aprender.

    Me preocupa que no se evalue, en serio, si las personas aprenden luego de recibir enseñanza.

    Hoy en día hay más tecnología y herramientas para educar y a las personas les cuesta cada vez más comprender textos o redactarlos.
    Poder expresar nuestras ideas y opiniones debería ser uno de los resultados de un proceso educativo.

    Carlos Stella.

    ResponderEliminar
  9. Este blog es un asco. Gracias a Dios, ustedes se van extinguiendo en latinoamerica, gracias a Dios

    ResponderEliminar
  10. Que loco, pero gracias a los que "damos asco" un anónimo ingresó y pudo dejar su comentario y no fué borrado por el autor, cuestión que no puedo decir lo mismo de otros sitios, ya que si por ejemplo entro al sitio web de Página 12 no hay opción de comentar.

    ResponderEliminar